Hay dos modos de ponerse a estudiar inglés. Por un lado, podemos apuntarnos en una academia de inglés, como en Britannia Language & Technology en Sabadell; o, por el otro, el lado más aventurero y que más exige: hacer lo propio en el país de origen. Cada persona elige cual es el método apropiado para su aprendizaje, pero la verdad es que, aunque estudiar en el extranjero tiene una ventaja muy grande, que es el haber de esforzarse mucho más para comunicarnos, lo que conlleva aprender el idioma de un modo más rápido; ir a Inglaterra o a Estados Unidos, entre otros, a aprender inglés, tiene desventajas que, si no tienes prisa, puedes ahorrarte estudiando desde casa.

Hoy desde el blog de Britannia Language & Technology Sabadell, queremos hablarte de éstas, de las desventajas que tiene ir a estudiar un idioma al extranjero, porque seguro que las ventajas y ganas de ir, te las conoces todas; pero muchas personas a veces actúan sin pensar y sin asumir los riesgos en los que pueden incurrir posteriormente.

Por ejemplo, estudiar inglés en el extranjero conlleva un gasto superior monetario. Además de pagar las clases y herramientas de aprendizaje (libros, guías, workbooks…), debemos pagar por un alojamiento, el transporte y la comida, sin tener en cuenta todo lo que supone también el famoso sigthseeing de la ciudad. ¿Quién se va a vivir a Londres para aprender inglés y no visita el Big Ben, el London Eye o el Madame Tussauds? Aunque existen ayudas estudiantiles y gubernamentales, la ayuda financiera no cubre los costes totales de personas que sólo están tomando clases de otro idioma o siendo estudiante a tiempo parcial. Por eso, y más en los días que corren, éste es un punto que tienes que tener muy en mente.

 

academia inglés sabadell cerdanyola britannia

Si antes decíamos que, seguramente, la gran ventaja de estudiar inglés en el extranjero es el tener que espabilarse para hablarlo, sí o sí, desde el primer segundo; esto puede convertirse en un obstáculo para todas aquellas personas nerviosas, o que se estresan fácilmente. Empezar de cero en otro país, sin apenas conocer nada de éste, puede suponer un duro reto. El inglés que hablamos los extranjeros tiene sus propias características. Tenemos nuestro propio acento, por eso, es fácil entendernos entre nosotros, pero en Inglaterra hablan con fluidez, rapidez y con un acento único el idioma. Lo mismo que en Estados Unidos, donde no se habla el inglés británico, sino el inglés americano. Palabras distintas, acentos inimitables… No podemos pretender, desde el primer día, ser unos expertos. Nos costará y debemos tener paciencia para asumir que seguro muchas veces no nos entenderán. No sabremos explicarnos, o entenderemos mal muchas cosas, así que es inevitable sentir esa frustración y ponernos nerviosos, o ansiosos, por eso del querer y no poder comunicarnos.

Otro dato importante y puramente sentimental, es la añoranza de nuestra casa y de la familia y amigos. Partir a vivir a otro país, hacerlo solo, y estar a miles de kilómetros de distancia supone un duro golpe emocional. Sobre todo si, al llegar allí, tienes dificultades para expresarte y hacerte entender. Sientes que nadie te comprende, e incluso, que te falta el apoyo para seguir hacia delante y no abandonar antes de tiempo. Por eso, hay que estar más que preparado a la hora de asumir todos estos contratiempos.

Aprender inglés en la academia de tu pueblo, o ciudad, con profesores reconocidos, te llevará al mismo fin, y de un modo económicamente más asequible, sin frustrarte por asumir un nivel demasiado alto por exigencias, si no llegas a éste, y sabiendo que, al salir de la escuela, tus amigos de siempre y familia te estarán esperando en casa.

Comments are closed.